miércoles, 15 de febrero de 2012

adios.

De la perdida y del recuerdo, de tu fragancia a tabaco negro, de tu ida al mas allá.
Lloraría, si claro que lo haría, pero no se asumir que te has ido de este mundo, a tus 56 años de edad. Conociéndome, se que llorare, cuando, te eche en falta, en alguna comida familiar. Espero que estés bien tío Alvaro.

1 comentario: